4 Efectos importantes del confinamiento en tus pies

Seguramente que has sentido y te has preguntado de qué manera está afectando el confinamiento a tu salud. Según los expertos este cambio en nuestra rutina puede provocar un aumento de ansiedad, estrés, insomnio, aumento de peso, cambios de humor, aumento de la ingesta de alcohol y dulces. Estos fenómenos tienen efectos en todo el cuerpo, por lo que, la salud de nuestros pies no va a ser inmune a esto. 

¿Qué puede condicionar la salud de nuestros pies?

Nos ha tocado acondicionar nuestra rutina para mantenernos aislados en casa. Como en todo a algunos nos habrá sido más fácil adaptarnos que a otros. La adaptación a los cambios en los puntos de inflexión no está libre de riesgos, claro. 

El aumento de estrés , la dieta , condicionada también por el aumento del estrés, el aumento del sedentarismo, el consumo del alcohol y  la disminución de las horas de exposición solar; son en mayor medida los condicionantes principales para una desmejora de nuestra salud podal a nivel estructural (cómo están formados los tejidos que componen el pie) y a nivel funcional (cómo se mueve el pie).

¿Qué cambios sufre el pie en el confinamiento?

Los signos más visibles los vamos a ver en la piel de la planta y en el tobillo. El aumento de consumo de alcohol y dulces, junto con la inmovilización o el sendentarismo de estas semanas, condiciona la hidratación de los pies. De tal forma que vamos a ver nuestros pies más secos, con las durezas y los alrededores de las uñas más secas. Podemos notar las piernas cansadas, con un ligero edema a nivel de los tobillos y las pantorrillas. Esto nos sucede por estar mucho tiempo sin movernos y comer alimentos con demasiada sal, entre otros que provocan un aumento de la retención de líquidos.  También podemos notar nada más levantarnos por la mañana  los pies rígidos, sobre todo cuando hemos dormido peor. El estrés y una dieta inflamatoria (exceso de grasa animal, azúcares, aditivos, alcohol,…) favorecen la aparición de brotes en personas con enfermedades crónicas como la psoriasis o la dermatitis atópica.

En cuanto a la salud funcional de nuestro pie, al andar menos y por menos terrenos distintos, la respuesta sensitiva del pie se puede ver disminuida y también nuestra capacidad muscular y ósea a nivel del pie, dado que estos se estimulan gracias a la aplicación de cargas cuando andamos, corremos o hacemos ejercicio. Esta última parte de debilitamiento puede favorecer la aparición de tendinitis, «contracturas musculares » o incluso de fracturas. Deberemos tener cuidado al volver a la vida deportiva.

 

¿Cómo podemos mejorar estos efectos en los pies?

1. Tener una rutina diaria.

2. Seguir una dieta adecuada, rica en frutas y verduras, cereales integrales y pescado azul.  Puedes incluir infusiones a lo largo del día. Acuérdate de tener una ingesta diaria adecuada de agua.

3. Intenta que todos los días recibas tu dosis de luz solar yendo a la compra o en tu terraza o jardín.

4.Limita el uso de pantallas a partir de las 20.00 h para que no te afecte al ciclo del sueño.

5. Realiza todos los días actividad física enfocada al deporte que solías practicar de forma habitual.

6. Conéctate con tus familiares y amigos para pasar un rato agradable social y de ocio.

7.Si estás acostumbrado a andar descalzo intenta andar o hace ejercicios simples sobre distintas superficies para mantener despierta tu capacidad sensitiva de la planta de los pies.

8. Aplícate una crema podológica específica a diario estos días. 

9. Limita el tiempo que estás sentado, moviéndote cada 2h mínimo 15 minutos. 

Espero que esta entrada te haya sido de ayuda. Si tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto conmigo. Cuídate mucho estos días.

Deja un comentario